Argentina: sólo el 0,5% del presupuesto nacional está destinado al área de ambiente

De acuerdo a un informe presentado por la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), la inversión del Gobierno Nacional en compromisos de ecología y ambiente representa apenas el 0,5% del presupuesto previsto para este 2017.

El monto se acerca a unos $ 10.600 millones, una cifra muy lejana de los $ 176.000 millones que se destinarán a la actividad agropecuaria, al sector de energía alimentado por combustibles fósiles y a la minería.

Aunque en el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación no quisieron responder oficialmente a esta investigación, fuentes de la dependencia indicaron que el trabajo es "muy general" y que no identifica claramente el detalle de las partidas según su complejidad. Sin embargo, reconocieron las bajas asignaciones presupuestarias para la protección de bosques y de glaciares. De hecho, el propio Sergio Bergman, ya venía sosteniendo -desde el pasado mes de octubre- que su cartera iba a tener un “recorte de presupuestos”.

"Las partidas identificadas como compatibles con el cuidado ambiental representan el 0,5% de los gastos presupuestados, mientras que aquellas etiquetadas en la categoría contraria (que aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero) alcanzan al 7,6%", explicó María Marta Di Paola, investigadora en economía y ambiente de la ONG.

Entre las partidas compatibles se destacan el fomento del transporte vía ferrocarril, cuestiones vinculadas con la conservación de ecosistemas como bosques o tierras secas y partidas para la eficiencia energética y energías renovables.

Y si se analiza por cartera, el 55% de las partidas favorables corresponden al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en conjunto con la Administración de Parques Nacionales. De las asignaciones para la conservación, la mitad (el 51%) se financia a través de fondos internacionales, mientras que el resto se realiza a través de gastos nacionales. Cabe aclarar que las inversiones que figuran en el documento no tienen en cuenta los gastos en personal.

"Es algo que se viene repitiendo desde 2013. Estas asignaciones no son nuevas; lo que sí nos sorprendió es la dispersión de las partidas y la gran cantidad de fondos fiduciarios para algunas inversiones, como las renovables", agregó Di Paola.

La importancia de invertir en políticas que reduzcan la emisión de gases está íntimamente relacionada con el cumplimiento del compromiso de la Argentina en el Acuerdo de París de disminuir la contaminación en un 17% para 2030 y en un 37% con ayuda internacional.

"Con las políticas que refleja este presupuesto vemos que es complicado que se pueda cumplir con estas metas", sostuvo la experta, que llegó a la conclusión de que por cada peso que se invertirá en renovables habrá $ 160 para los combustibles fósiles.

Para justificar su postura, el Gobierno asegura que en el sector energético existe una mayor complejidad por la cantidad de subsidios que recibe esa área y por la transición hacia las energías limpias. La explicación oficial hace hincapié en eliminar también el costo que significa importar combustibles y que, para ello, es necesario seguir invirtiendo en fósiles.

¿En concordancia con la cumbre del clima?
Durante la última cumbre de lucha contra el cambio climático en Marrakech, el ministro de Ambiente, Sergio Bergman, anunció Deforestación Cero para 2030. Pero, según el presupuesto actual, la protección de bosques, por ejemplo, tiene una asignación presupuestaria que alcanza el 0,03% del ejercicio, cuando la ley indica que debería contar, como mínimo, con el 0,3%.

Tras la presión de ONGs y organizaciones sociales, hace semanas el Ministerio de Ambiente recibió un aumento de $300 millones en fondos para invertir en el cuidado de los bosques (ahora serán $ 590 millones, aunque son $ 7000 millones los que establece la ley). Si bien los funcionarios de esta cartera indicaron que aún "están en deuda", aseguraron que se está reformando el sistema en el que las provincias rinden los presupuestos para la protección de los bosques. Según la administración, hasta el momento ninguna de las 24 provincias ha explicado cómo se utilizaron los fondos enviados desde hace años.

La realidad en otros países
Según el Banco Mundial, el gasto público ambiental en los países de la Unión Europea oscilaba entre 0,2% y 1,4% del PBI en 2013, con un promedio estimado de 0,7%. En nuestro país, tomando en cuenta el PBI alcanzaríamos ese promedio (0,66%), sin embargo, los ambientalistas advierten sobre la gran cantidad de inversión en políticas contrarias a la calidad del medio ambiente.

Fuente: La Nación (31.03.17)

Volver Atras