River Turbina, la hidroturbina que genera electricidad para comunidades aisladas

Que las personas puedan autoabastecer las necesidades energéticas de sus hogares, es una realidad que cada vez está más presente. El progresivo avance de la conciencia ambiental y de los emprendimientos sustentables, han sido factores esenciales para que esto sea posible en la actualidad.

Un ejemplo es el de la compañía canadiense Idénergie, que decidió lanzar la River Turbina, una pequeña hidroturbina (construida en aluminio) que aprovecha el movimiento del agua de los ríos para generar energía y dotar de electricidad a casas o comunidades aisladas.

Creada por Pierre Blanchet –dueño de la empresa– la hidroturbina se coloca sobre una superficie plana en el lecho del río, con al menos 60 centímetros de profundidad, y amarrada a alguna roca. Luego, se trata de dejar que la fuerza del río movilice dos paletas de tipo Darrieus, similares a las pantallas que se utilizan para generar energía eólica, y comience a generar electricidad.

Cuanto mayor corriente tenga el río, más energía se genera: a 1 m3 por segundo, al día se generan 2,3 kWh; y en un río más caudaloso, a una velocidad de 2,3 m3 por segundo se llega a producir 11,6 kWh.


¿Cómo se produce la energía?

De acuerdo a Blanchet, que contó con el apoyo del ingeniero Gilles Trottier y el contador Denis Bastien, con la velocidad que genera la corriente del río, las paletas de la turbina comienzan a girar, movimiento que activa un generador que luego convierte dicho movimiento en energía gracias a un convertidor que se encuentra en el interior de la carcasa.

Esta energía se traslada a un equipo de baterías, que se recargan continuamente. Por medio de un dispositivo inversor, la corriente continua (de 24 a 48 voltios) se transforma en corriente alterna de hasta 120 voltios.

Este convertidor, además, permite regular la velocidad de la hidroturbina para lograr la potencia deseada y cuenta con las funciones de monitoreo a la distancia y frenado de emergencia.

Con esta fuente de energía, a una velocidad de 1,5 m3 por segundo, se pueden generar 4.700 Wh que alcanzan para iluminar un hogar con cuatro o cinco ambientes que cuente con computadora, microondas, heladera, bomba de agua, cafetera y placas climatizadoras. En caso de requerir más energía, como para una pequeña comunidad a la vera de un río, la empresa sugiere instalar varias turbinas y la generación se acumula en un mayor parque de baterías.


Una alternativa para los combustibles fósiles

La hidroturbina y su instalación cuestan unos 9.000 euros. Más allá de que ayuda a ahorrar en la factura de la luz, también está concebida para comunidades aisladas o casa solitarias que no quieran depender de combustibles fósiles para contar con electricidad.

El dispositivo de Idénergie representa un 50% de ahorro al año comparado con lo que cuesta mantener un generador de gasolina. A su vez, una sola hidroturbina a capacidad máxima, produce la misma energía que doce paneles solares.

Otra ventaja es que, al ser una estructura hermética y de aluminio, casi no tiene gastos de mantenimiento, y las pruebas realizadas por el personal de Idénergie precisan que no implica riesgos para la fauna de los ríos: “la mayoría de los peces evitan las turbinas, y de los pocos peces que pasan por ellas, la tasa de supervivencia es de más del 98%”, precisa un estudio de la empresa.

Fuente: La Vanguardia (04.04.17)

Volver Atras