La “palmera” eólica: un aerogenerador para la Antártida Argentina

Un equipo de ingenieros de la Fuerza Aérea inició un proyecto para producir energía eólica en la Base Marambio de la Antártida Argentina. Para llevarlo a cabo, se diseñó un molino hecho con palas que pueden plegarse como las ramas de una palmera ante los vientos extremos.

“Es algo parecido a lo que hacen las palmeras con sus ramas flexibles, que están paradas y son lo único que queda en pie porque se acomodan: no le quieren ganar al viento”, afirmó el ingeniero Eduardo Martins Do Vale, jefe del proyecto y el encargado de fabricar el aerogenerador.

La idea final no sólo es desarrollar un aerogenerador para climas extremos, sino también “instalar un pequeño parque eólico en la base Marambio de cuatro o cinco máquinas” una vez que esté listo el prototipo, señaló el ingeniero Ricardo Bolzi, asesor de Do Vale.

Este emprendimiento renovable es el segundo que este grupo de ingenieros presenta en la base antártica, tras la instalación de paneles solares que realizó durante el año pasado.

“Con dos máquinas eólicas, se estima que se ahorrarían 118 tambores de combustible al año y dejaría de emitir 22 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera; proyectándolo a cuatro, estaríamos ahorrando 236 tambores al año y dejaríamos de emitir 44 toneladas de CO2”, estimó Bolzi.

Los ingenieros, de todas formas, aclararon que no se trata de dejar de tener esos 236 tambores de gasoil para ahorrar plata, sino que se busca que la energía eólica le dé a la base “39 días más de supervivencia sin combustible”.

“Es decir, si hay un inconveniente como ahora, que no se dispone de barco y hay que hacer un puente aéreo para abastecerla, le da la posibilidad de un colchón de tiempo si por cuestiones meteorológicas el combustible no puede llegar”, remarcó Bolzi.

La viabilidad para desarrollar el proyecto del aerogenerador fue garantizada por la dirección general de Investigación y Desarrollo de la Fuerza Aérea Argentina, conducida por el Comodoro Mayor Antonio Sacco.

Fuente: Télam (11.04.17)

Volver Atras